Hambre

o-teens-holding-hands-facebook.jpg

Hace poco tiempo Marta Catalá me dio una lección muy importante (por cierto, inciso: si no has leído su estupenda novela Vendrá la noche ya estás tardando. Recomendada). Marta me dijo: “A veces, escribiendo, se sufre”. Y yo parpadeé un poco, sorprendida. ¿Sufrir? ¿Escribiendo? ¿Cómo es eso?

Pasarlo mal en un párrafo, sí. Quedarte bloqueada en otro, también. Pelearte con los personajes para que hagan lo que habías planeado para ellos (tienen vida propia, a veces son rebeldes y has de “meterlos en cintura”. Spoiler: casi nunca se consigue), claro. ¿Pero sufrir?

Y sí, sufrir. Ella tenía toda la razón. Qué lección tan importante. 

Ahora sé que se sufre cuando no conectas con la historia o con tus personajes. Cuando el manuscrito que tenías en mente no tiene nada que ver con lo que al final se plasmó en el papel… (qué lástima no tener un pequeño cerebro en cada uno de los dedos de la mano, como decía José Saramago. Así, tal vez, podríamos clonar o escanear todas las creaciones que tenemos en mente; y saldrían perfectas, como fotocopias exactas de lo que imaginamos). Y finalmente, se pasa mal, y aquí es a donde quería llegar, cuando sales de tu zona de confort y te arriesgas escribiendo algo que nunca te creíste capaz.

Recientemente me han ofrecido participar en una antología de relatos que, esperemos, verá la luz muy pronto. La temática a elegir es libre y a mí me ha entrado antojo de zambullirme en un género radicalmente opuesto a aquellos por los que me suelo mover. Así que he juntado los pies, he estirado las manos por encima de la cabeza y me he lanzado al vacío mientras me preguntaba: ¿Habrá agua en esta piscina?

Porque tengo HAMBRE, os lo confieso. Un apetito voraz no de comida, sino de otras cosas, muchas cosas. Tengo hambre de escribir, leer, probar, arriesgarme, experimentar, dejar volar mi imaginación y abrir la puerta a tramas y personajes que hasta el momento me eran desconocidos. Pero esto no es problema. Nos iremos conociendo, letra a letra, nos tomaremos un café imaginario y dejaré que esos nuevos personajes me dicten sus diálogos. Por lo pronto, acabamos de presentarnos y ya se sabe que una amistad duradera no surge de la noche a la mañana…

Es muy posible que este apetito sea un estado vital (lo es), pero obviamente se traslada a todo lo que hago/escribo. Así que probaremos y sufriremos, mis personajes y yo, pues además he descubierto que, al menos en este caso, “sufrir” está resultando una experiencia fantástica. Necesaria para crecer como persona y como escritora.

Así que ahí vamos… con la esperanza y el deseo de que, si quieres, me acompañes en esta nueva aventura. ¡Feliz Halloween a todas!

Anuncios

4 pensamientos en “Hambre

  1. Semper fidelis. Lema del Cuerpo de Marines, y una recomendación tuya, es una orden. “Vendrá la noche” de Marta Catalá. Ya está comprado y en mis “aparatos”. “Lo nuestro es de otro planeta” me ha encantado, bueno, sabes que todo lo tuyo -ojo, lo que escribes, que una no está en edad ;)- así, que esperando otro libro, aunque parece que va a ser relato…. lo que sea Emma… ya tengo “mono” 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Me alegro de que mis recomendaciones te hagan descubrir nuevos libros/autoras. Y también que hayas disfrutado de mi nueva novela. La verdad es que es buen “mono” el tuyo, el de las letras, contra ese no se necesita desintoxicación alguna 😉 Un abrazo, Ángela, y gracias por tu constante apoyo. De corazón.

      Me gusta

  2. Estimada Emma, siempre debes seguir tus instintos, tus inquietudes, la vida es una sola, lo que dejas pasar quizás no vuelva así que si tienes hambre ve y no pares hasta saciar esa necesidad.
    Tienes todo para convertir esta experiencia en algo único, maravilloso y que sin dudas te traerá muchas alegrías a todo nivel.
    Te puedo asegurar que las más beneficiadas seremos las lectoras que disfrutaremos de tus “pruebas”, así que aquí te esperamos.

    Ya que estamos, muy recomendable el libro de Marta….
    Saludos

    Me gusta

    • Querida Vero, tienes toda la razón cuando dices que debemos seguir nuestros instintos e inquietudes. Lo cierto es que no tengo ni idea de adónde me llevará realmente el “hambre” que estoy sintiendo, pero quiero pensar que será algo bueno. Un abrazo 😉

      Me gusta

Dime algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nico, por favor

Descarga el ebook de la novela Nico, por favor

Mirador estropeado

Aprendriz de vigía

Una chica de Marte

El blog de Emma Mars

De Princesas y Meigas

Relatos y Otras Historias

Atrezo y Esbozos

El Cuaderno de Lily

En vivo

Sitio personal de la escritora Mónica Martín

Iris Grace

Iris Grace Painting

Disforia Sexual en San Francisco

Literatura y otras cosas que quieren parecerse a ella

Blogracho

y alcoholizado de palabras

laprofesobreviviente

Mejor es vivir para contarlo

claraasungarciablog

Este sitio WordPress.com es la caña

Eley Grey

La educación y la visibilidad son las herramientas para conseguir la naturalidad

A %d blogueros les gusta esto: