Sí importa que siempre maten a la lesbiana

5-muerte_featured

El dato:

Noviembre, 2016. 

En lo que va de año ya han muerto 22 personajes lésbicos en la televisión. 

A mes y medio de que acabe 2016, esta es la desmoralizante cifra de personajes femeninos homosexuales que ya no volverán a la parrilla televisiva.

Algunos me llamarán exagerada o tremendista por hacer una entrada en mi blog para quejarme de la ojeriza que nos tienen los guionistas. A los que piensen que está de más, quiero que se planteen un escenario. Que cambiemos un poco el dato. Imaginemos por un segundo que no fueran lesbianas de lo que estamos hablando. Que esas 22 muertes correspondieran, por ejemplo, a madres de familia. Y que fuera una constante. Año tras año, los guionistas matan a personajes ficticios que representan a la abnegada madre de una familia nuclear. ¿Qué ocurriría si así fuera? Pues, muy probablemente, que tendríamos a varios colectivos de madres enfurecidos, agitando sus banderas, quejándose por este sistemático ensañamiento. Tacharían a los guionistas de machistas, patriarcales, de enemigos de la familia. Les exigirían que dieran ejemplo y dejaran de atentar contra la figura de la madre tradicional. ¿No lo crees así? Bueno, entonces quizá es que no conoces a las temidas OneMillionMoms, encargadas de vigilar y denunciar cualquier atropello televisivo (siempre según ellas) contra la familia nuclear.

Pero aquí es adonde quería llegar. Porque la televisión sí importa. La televisión es el medio de comunicación que más influencia tiene en nuestra sociedad. Hay gente que se deja influenciar por todo lo que ven en la pequeña pantalla. Copian la moda de actores y presentadores, compran los productos que allí se anuncian e imitan los comportamientos de quienes aparecen en ella. Construyen, en definitiva, sus referentes en torno a todo lo que se emite en televisión. Y por eso existen tantas normativas reguladoras de este medio audiovisual, tales como medir los minutos que debe durar la publicidad, censurar contenidos o regular el horario en el que se emiten ciertos programas para no dañar la influenciable mente infantil. Por supuesto, también existen Asociaciones de Telespectadores que vigilan a las cadenas televisivas para que los televidentes podamos ejercer nuestros derechos como ciudadanos y estemos representados de alguna manera. Estas asociaciones son las que han interpuesto diferentes denuncias contra programas de contenido dudoso, como Mujeres, Hombres y Viceversa, por promover el machismo o hacer incluso apología de la violación.

Sin embargo, es curioso, porque nadie parecer ver extraño o desproporcionado si de manera continuada los guionistas asesinan al personaje lésbico, convirtiendo en un verdadero viacrucis interpretar a una lesbiana en la pequeña pantalla.

Yo no sé qué mensaje se está enviando a nuestra sociedad con esta práctica (¿que la lesbiana no cuenta? ¿que es prescindible? ¿que pueden matarla cuando las audiencias caigan?), pero como mínimo el mensaje que cala en las mentes de los telespectadores es que ser lesbiana no conduce a nada bueno.

stalker-2

Ahora es cuando el lector de este blog me llama exagerada. Me dice que esas 22 muertes no son nada. Que en televisión se matan negros, blancos, asiáticos y zombis, que es algo normal. ¡A alguien hay que matar!

Sí, pero no. 

Estaría de acuerdo con este planteamiento si la representación de las lesbianas fuera igual o superior en número a la del resto de colectivos. Pero las cifras indican lo contrario. Como colectivo minoritario que somos, la representación de la que gozamos en televisión es bastante escasa. Si al año se crean pongamos que 30 personajes lésbicos nuevos y 22 de ellos mueren carbonizadas, golpeadas, víctimas de un homicida, del cáncer, de los celos de un amante o de cualquier causa atroz que acaba con su vida de manera repentina, estamos ya hablando de una pauta. Algo sistemático. Y esa pauta, a mí, por lo menos, empieza a parecerme preocupante.

cat-mckenzie-muerte-lip-service

Me preocupa la representación que se nos da en la pequeña y gran pantalla. Tanto en número como en la forma de tratar la homosexualidad femenina.

Me preocupa que se utilice a estos personajes para cubrir la cuota de las minorías o para atraer a un público fiel (las lesbianas normalmente lo somos, consumimos casi cualquier producto que tenga un personaje lésbico), para luego prescindir de ellos a la mínima de cambio.

Me preocupa que se haya convertido en tendencia aniquilarnos y que solo nosotras protestemos.

Me preocupa, y mucho, el mensaje que se manda a los televidentes repitiendo esta práctica una y otra vez. Ser lesbiana, en televisión, es peligroso. Y su futuro es incierto. Nada bueno puede salir de ser homosexual. O mueres joven o te expones a tener una vida traumática.

Y por último, me preocupa que nosotras mismas, como colectivo, nos veamos obligadas a encajar este “maltrato” con resignación e incluso con humor.

Porque no da igual. Veintidós personajes en un solo año no dan igual. Son demasiados para los pocos que existen. Importa y mucho que por sistema se mate a la lesbiana o que su destino sea poco alentador.

No sé cómo ni de qué manera, pero creo que ya es hora de que empecemos a reclamar a los guionistas un trato digno. De lo contrario, el año que viene serán 30 y el siguiente a lo mejor 100. Aunque como dijo @arratostada en Twitter: “Primero tendrían que crearlos”. Y me parece seguro afirmar que ni eso va a ocurrir, ni tampoco estas muertes saldrán en los telediarios.

El colectivo lésbico, simplemente, se merece algo mejor.

Anuncios

3 pensamientos en “Sí importa que siempre maten a la lesbiana

  1. Hay una muerte que no se si sea de este año pero en lo personal destruyo lo poco que quedaba de mi adolescencia pues esa serie salio cuando tenia como 17 años, se llama skins y en lo personal la maneja de emily y nahomi merecía ser eterna y tener un final mejor que el que vi en la séptima temporada me rompió el alma ver fallecer a nahomi no se si importe pero quería decirlo, saludos desde el planeta tierra.

    Me gusta

Dime algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nico, por favor

Descarga el ebook de la novela Nico, por favor

Mirador estropeado

Aprendriz de vigía

Una chica de Marte

El blog de Emma Mars

De Princesas y Meigas

Relatos y Otras Historias

Atrezo y Esbozos

El Cuaderno de Lily

En vivo

Sitio personal de la escritora Mónica Martín

Iris Grace

Iris Grace Painting

Disforia Sexual en San Francisco

Literatura y otras cosas que quieren parecerse a ella

Blogracho

y alcoholizado de palabras

laprofesobreviviente

Mejor es vivir para contarlo

claraasungarciablog

Este sitio WordPress.com es la caña

Eley Grey

La educación y la visibilidad son las herramientas para conseguir la naturalidad

A %d blogueros les gusta esto: